Nueve funcionarios de salud ingresaron a la planta